avatar-3dLa discusión en cuanto a la adopción de tecnología 3D siempre señala que no hay suficientes contenidos como para que los usuarios decidan hacer la inversión en una televisión o pantalla habilitada para reproducirlo y que valga la pena. El director James Cameron ha decidido tocar el tema, después de que Avatar arrancó el frenesí de los estudios de cine por producir películas 3D. En esta ocasión Cameron anima a los productores de televisión a que no le teman a los precios de la filmación en 3D y que adopten dicha tecnología.

Los fabricantes esperan que la transición a televisiones 3D sea tan importante y tan grande como lo fue cuando la gente empezcó a cambiar su televisión en blanco y negro por una a color. Sin embargo el crecimiento de esta tecnología ha sido frenado porque la producción para los realizadores de contenidos tiene un costo muy alto, lo cual ofrece poca programación. Por otra parte se encuentra la postura de los usuarios, aquellos que recientemente han invertido en una pantalla LED, por ejemplo, no van a  estar tan contentos de tener que desembolsar una cantidad entrañable de nuevo, y menos si hay pocas cosas que ver en 3D… y mucho menos si se necesitan lentes para poder apreciarlo.

Cameron opina que las grandes compañías de entretenimiento no deberían de tener miedo de filmar en 3D porque miles de personas lo están haciendo alrededor del mundo. “Vamos a tener televisiones 3D alrededor de nosotros,” comentó el director en un foro de tecnología en Seoul, “y vamos a necesitar miles de horas de contenidos de deportes, comedia y música.”

Avatar ha recaudado cerca de 2 mil millones de dólares, una buena cifra considerando que también ha sido la película más cara de la historia. Una de las razones es porque estaba filmada en 3D, lo cual fue financiado por un presupuesto de 300 millones de dólares. Claramente, les salió caro pero no le perdieron. Por lo cual Cameron declara que los productores de TV obtendrán los beneficios a largo plazo si filman desde un principio en 3D, en lugar de convertir el contenido 2D al formato.

Samsung y LG lanzaron respectivamente sus pantallas 3D a principio de año, y están seguras de que se venderán bien a lo largo del 2010. Sony entrará a la competencia este verano. La batalla exigirá contenido para 15.3 millones de unidades de pantallas 3D que habrá para 2013. De acuerdo a información lanzada por DisplaySearch, en este año se venderán 1.2 millones de unidades. También se espera que para el 2018 que habrá 64 millones de unidades. No es mala propuesta por parte de James Cameron, ponerse a trabajar para lo que se venderá en el futuro.

Fuente: Reuters UK