Un nuevo hackeo apareció en escena la semana pasada, que
permite a los propietarios del PlayStation 3 pasar juegos de dicho
sistema al disco duro del mismo o incluso, a una unidad de discos
externa, para poderlos jugar desde ahí. No más discos ópticos, ahora se
podrá jugar directamente del disco duro. No es necesario decirlo, este
hack es lo que muchos usuarios estaban esperando desde hace tiempo y lo
que Sony había intentado prevenir.

El hack, también llamado “jailbreak“, que es similar al software que permite a las aplicaciones no autorizadas a Apple a correr en el iPhone e iPad, viene en un “dongle” USB llamado PS Jailbreak.
Cuando se inserta en el puerto USB del PS3 y se prende la consola, ésta
corre el software que se encuentra en el USB. El software instala el jailbreak,
que deshabilita muchas de las medidas de seguridad de Sony, pero
mantiene el sello de garantía intacto, de acuerdo a los creadores del
nuevo dispositivo.

Pero aparte de poder copiar y jugar juegos desde el disco duro, el jailbreak permite
a software no autorizado por Sony, incluyendo aplicaciones caseras,
correr en la consola. Incluso se soportan los juegos en línea y algunos
reportes dicen que los juegos corren más rápido desde el disco duro que
desde el disco óptico (lo cual no es de sorprenderse).

Sony, por supuesto, no está muy contento con estas noticias y aparentemente buscarán alguna medida, probablemente en el firmware de las consolas, para deshabilitar lo que hace el dongle. Las buenas noticias para los “jailbreakers” es que el software que corre el dongle detiene
las actualizaciones a las que obliga Sony del sistema. Esto significa
que a menos que el usuario lo decida, la actualización se puede llevar a
cabo, y si esto es así, el jailbreak seguirá funcionado mientras el usuario no actualice el sistema.

El dongle estará disponible por alrededor de 150 dólares, de acuerdo a Ars Technica, y se dice que saldría a la venta el 27 de agosto pasado.

A todo esto, la última noticia de este asunto nos dice que Sony ha
tenido éxito, al menos temporalmente, en impedir que se venda el Dongle USB con el hackeo del
que hablamos. Una corte federal en Australia ordenó el jueves pasado a
los vendedores de equipo de cómputo y electrónica, que detengan las
ventas y distribución del dongle llamado PS Jailbreak.
Los documentos de la corte indican que esta prohibición se mantendrá
hasta que el martes que viene, cuando haya una audiencia pública al
respecto, la cual podría sellar el futuro de dicho dongle, no sólo en Autralia, sino en otros países.