Según un estudio de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), los mejores traders se identifican porque tienen el dedo anular de la mano derecha más largo que el dedo índice. Así, afirman que los hombres que poseen dicha característica tienden a conseguir mayores éxitos financieros.

La fisignomía o fisiognómica estudia los signos corporales permanentes que indican condiciones permanentes del alma, así como los signos transitorios del cuerpo que indican condiciones transitorias del alma. Fue Aristóteles el primero en observar una gran semejanza en la conducta de personas parecidas físicamente.

De ahí, la conocida expresión: “La cara es el espejo del alma”. Y no es de extrañar puesto que el rostro es el resultado de la conjunción de la herencia y la acción modeladora de las vivencias. ¿Reflejará la cara además de lo que somos también lo que queremos ser?

Volviendo a la investigación de Cambridge, esta desvela que las personas que tienen el dedo anular más largo que el índice han estado expuestas, durante su gestación en el vientre materno, a una mayor cantidad de testosterona, hormona que acentúa la predisposición al riesgo, a la acción, a la atención y a la rapidez en la toma de decisiones, es decir, según los científicos, hay una fuerte relación entre la exposición prenatal de un hombre a la testosterona y su rendimiento en las finanzas. Dicen que un dedo anular largo indica que dicha exposición en el vientre materno fue considerable.

Los científicos analizaron los registros de logros-pérdidas de los últimos 2 años de 50 inversores, y los relacionaron con sus dedos. De esta manera, se demostró que los inversores con un dedo anular más largo que el dedo índice habían conseguido 11 veces más dinero que aquéllos que tenían el dedo índice mayor que el anular.

No sé si creérmelo, pero dado que mi dedo anular es más largo que mi dedo índice más les vale a éstos científicos que tengan razón ;)