Pranav Mistry, Pattie Maes y Liyan Chang, del Media Lab del MIT, han creado el que podría llamarse el último paso en la evolución de los ratones para computadoras. Han diseñado un ratón invisible, el cual funciona usando un láser infrarrojo y una cámara que observa los movimientos de la mano del usuario. El sistema registra e interpreta los movimientos de la mano y los traduce en acciones en la pantalla, tales como mover el cursor y hacer click.

Mientras otros fabricantes de ratones ponen más botones o logran interacción multitáctil, los investigadores del MIT han desechado todos los materiales y han creado el ratón invisible.

El prototipo utiliza un rayo láser infrarrojo y una cámara. El plano del rayo se despliega sobre la superficie y cuando aparece una mano, rompe la trayectoria del rayo en donde los dedos tocaron la superficie. La cámara registra e interpreta entonces los cambios en la forma del campo y lo traduce en acciones o movimiento, como el mover el cursor o dar click o inclusive, doble click.

Los desarrolladores están contínuamente mejorando sus algoritmos de registro y reconocimiento para construir una biblioteca de comandos, posiblemente para llegar finalmente a añadir la moda de los gestos táctiles, además de la confirmación simple por medio de un click.