Las acciones de Nintendo recibieron una paliza este viernes, perdiendo más de un quinto de su valor, después de que la gigante japonesa de videojuegos anunciara un recorte de precios en todo el mundo por su nuevo 3DS en un esfuerzo por mejorar las escasas ventas. El movimiento asustó a inversores y analistas, que esperaban una pérdida trimestral, pero se sorprendieron por la gravedad de los problemas de Nintendo. Las acciones cayeron más de un 20% en la mañana pero reportaron sus pérdidas por la tarde.

Nintendo presentó el jueves una pérdida neta de 25,5 millones de yenes (324 millones de dólares) en el periodo abril-junio, casi a la par con la baja del año anterior. Las ventas durante el trimestre se desplomaron más de un 50%. Los números de Nintendo le obligaron a recortar su pronóstico de ganancias para todo el año fiscal hasta marzo en más de un 80%.

La compañía con sede en Kyoto culpó a la escasez de títulos de gran éxito para el Wii y el 3DS por sus mediocres resultados, así como la fortaleza del yen. Los analistas dicen que los problemas de Nintendo son más profundos.

El 3DS tuvo un sólido comienzo cuando se lanzó en febrero. Sin embargo, ha fracasado desde entonces. La compañía embarcó sólo 710.000 unidades en el último trimestre, en comparación con los 3,61 millones en el trimestre debut. Las ventas regulares del DS y Wii también se redujeron significativamente.

El dispositivo costará 15,000 yenes en Japón a partir del 11 de agosto, frente a los 25.000 yenes que costaba originalmente. En los Estados Unidos, el precio baja a $169,99 de $249,99 dólares desde el 12 de agosto.

“El lanzamiento del nuevo 3DS se ha estancado y el precio del hardware con un corte tan temprano en la liberación es un acto sin precedentes, sobre todo que la confianza de la administración en su contenido no es suficiente para sobreponerse para la Navidad 2011″, dijo el analista de JPMorgan Hiroshi Kamide en su informe.

Wii, con su control con sensor de movimiento y la ampliación de los juegos hacia los usuarios ocasionales hicieron que la consola volara de las estanterías, haciendo que el mayor problema de Nintendo en ese momento fuera mantener el ritmo de la demanda.

Ahora debe lidiar con el aumento de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, que han atraído a millones de jugadores ocasionales de todo el mundo y dieron lugar a éxitos como Angry Birds, de Rovio Mobile.

Anuncios