Si bien las versiones de Windows han sido por mucho tiempo las más usadas en el mundo de las PC, hace unos años se ha dado el fenómeno de las “ediciones recortadas”, quizás las más notables han sido de Windows XP, sobretodo una llamada UE [Unattended Edition] el cual recopilaba diversas versiones mejoradas de los programas ofreciendo una experiencia diferente a la del fabricante original. Aunque existen muchas más con diversas características.

Por muchos años usé Windows XP UE debido a que era fantástico utilizar de forma fluida un sistema operativo con la posibilidad de tener una especie de “Todo en Uno”, desde la instalación de utilerías como DirectX y Microsoft.NET Framework hasta programas como Pidgin, XPize incluso Office o la más reciente versión de Winamp, WinRAR o navegadores Web.

En el caso de Windows 7 es diferente.

Si bien es sabido que Windows 7 es [desde mi punto de vista] uno de los mejores sistemas operativos o como se ha dicho “lo que Windows Vista debió de haber sido al principio” también ha sido sujeto de versiones recortadas, en mayor o menor grado, imitando lo ocurrido con Windows XP al tratar de incorporar o retirar aditamentos [incluso controladores o programas “inútiles”, hasta características como los paquetes de idiomas y accesibilidad para personas discapacitadas].

Hace poco, me topé con una versión de Windows 7 llamada “Lite”, si bien la instalación fue rapidísima [me duró menos de diez minutos] uno de los primeros problemas que surgieron cuando lo utilicé fue la instalación del Service Pack 1 así como algunas actualizaciones críticas del sistema operativo, esto es vital debido a que las plataformas Microsoft son las preferidas de los creadores de virus.

Es similar en la instalación de la paquetería .NET Framework [cualquier versión], aunque la principal ventaja de esta edición de Windows 7 Lite es la disminución del consumo de memoria RAM en un 20 a 25% a la instalación típica en una PC. Otro acierto es el arranque del sistema debido a que es muy rápido (se diría que al instante se puede acceder a Windows), aún cuando se hayan recargado la pantalla de gadgets o programas al inicio.

Si utilizas los controladores de disco, los vas a tener que usar [o haberlos descargado previamente a la instalación] debido a que el sistema operativo modificado carece de ellos, esto lo noté cuando instalé una tarjeta de red PCI que jamás detectó [además de una tarjeta de sonido Creative Audigy], por lo que se busqué dichos programas en la página del fabricante. Internet Explorer 9 no se puede instalar tampoco [eso claro si aún lo sigues usando].

Acerca de la configuración de energía, el modo de hibernación no funcionó aunque entra en estado de suspensión [desde Windows XP es una característica muy buena porque se ahorra tiempo de carga de los procesos desde la memoria RAM] por lo que si no se va a usar el equipo por un largo período, es mejor apagarlo.

Y de lo que he notado hasta ahora, no funciona la interfaz Aero [en realidad no la uso mucho] pero si alguien busca tener esa característica, una de las soluciones propuestas es descargar un software de Microsoft que corrige los problemas de archivos corruptos, pero si a esto se suma que la evaluación del sistema no se puede realizar, tienes un equipo que va sobre patines, pero con las partes flojas.

Todo esto lo probé en este equipo:

  • Motherboard ECS GF8200A Black Edition
  • Procesador AMD Phenom X3 [Triple Core]@2.1 Ghz
  • 2 GB de RAM DDR2/800 Mhz
  • HDD 1: 250 GB WD Caviar 7200 RPM
  • HDD 2: 320 GB Seagate 5400 RPM

Dicho en otras palabras…

Si tienes una PC de bajos recursos, sí, “podría ser” una opción una versión recortada de Windows 7 [por los factores de memoria RAM, velocidad y programas adicionales], pero en una máquina con buenas prestaciones no vale la pena, se batalla inútilmente además de que es un dolor de cabeza tratar de instalar algo tan básico como un Service Pack [y es muy importante contar con las actualizaciones recientes].

No se trata de atacar a los creadores de estas versiones recortadas de Windows 7, pero que tomen en cuenta que ha sido un buen sistema operativo [a la par de Windows XP o Windows 2000] y el balance entre controladores, características y aplicaciones es delicado [desgraciadamente no es como una distribución de Linux]. Parece que mes con mes han lanzado mejoras dejando intactos algunos elementos o actualizándolos de acuerdo a Windows Update de Microsoft.